Buenos días a la resistencia: Presentación.

IMG_0282No recuerdo mi primera foto, ni tan siquiera mi primera cámara. Recuerdo la cámara de mi padre (con su etiqueta de papel pagada detrás indicando las aperturas según hiciese sol o nubes), el primer cuarto oscuro de mi tío que ocupaba el baño pequeño, y sobre todo la ansiedad de ver si el papel reflejaba lo que antes de hacer la foto, había disfrutado en mi cerebro.

Lo que además sí recuerdo es que nunca he estado sin hacer fotos. Desde entonces han pasado por mis manos, reflex analógicas, compactas, una delicia de cámara procedente de la RDA con la que aprendí a hacer tubos de extensión, invertir objetivos con poco menos que un cartón, mi primera reflex digital (regalo de mis padres al licenciarme) hasta llegar a mi actual Canon 70D y otros aparatos. Mi única conclusión es que la cámara no importa, si detrás no hay nadie.

Como decía el maestro Ansell Adams: “When I’m ready to make a photograph, I think I quite obviously see in my minds eye something that is not literally there in the true meaning of the word. I’m interested in something which is built up from within, rather than just extracted from without.”

Espero que, al menos, disfruteis lo mismo que yo.

Sin comentarios